PAPEL DEL ENFERMERO DE PÁRKINSON

«CADA DÍA NOS CONVENCEMOS MÁS DE LA IMPORTANCIA DE LA ENFERMERÍA EN EL SEGUIMIENTO DE ESTA ENFERMEDAD»

Beatriz González Garcia | Lydia López Manzanares

El enfermero es uno de los profesionales de la salud que más cerca estará del paciente y del cuidador. Su apoyo, emocional, físico y psicológico es clave a la hora de mejorar la calidad de vida del paciente. Además, si están especializados en esta enfermedad, los profesionales de enfermería en Parkinson serán parte importante en el tratamiento y cuidados del paciente.

FUNCIONES DE LA ENFERMERÍA GENERALES

  • Una labor asistencial y de comunicación con el paciente.
  • Conoce, trabaja y asesora al paciente.
  • Emite consejos sobre síntomas, medicación, cuidados.
  • Ayuda con los diarios de fluctuaciones.
  • Ayuda al neurólogo con el material y las evaluaciones del paciente.
  • Propone y fomenta la información sobre la donación de cerebros.
  • Fomenta la sinergia entre el equipo de profesionales que atiende al paciente.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA: MOVILIDAD Y EMOCIONES

En materia de movilidad, estos profesionales ayudan a mantener la autonomía de movimiento en los pacientes. La estrategia que se debe seguir es realizar ejercicios en torno al equilibrio, la marcha… siempre desde la motivación y evitando en todo momento que el paciente se frustre. En esta fase el apoyo de la fisioterapia y la terapia ocupacional parece esencial. 

Algunos síntomas no motores que sufre el paciente son emocionales. El papel de la enfermería en párkinson es transmitir confianza y empatía a los enfermos. Los profesionales los acompañan con el fin de dar continuidad a los tratamientos no farmacológicos que requieran, como, por ejemplo, aquellos por parte de los psicólogos.

EL HABLA Y EL SUEÑO

La aparición de trastornos del habla puede provocar aislamiento social. El enfermero debe prestar atención si esta situación le produce molestia al paciente, llegando a necesitar la intervención del logopeda. Un trabajo constante con el paciente vuelve a ser la clave en este síntoma.

Con respecto a los trastornos del sueño, el enfermero intenta educar al paciente para que vuelva a unas pautas de sueño normales. El descanso es importante para la calidad de vida del paciente, y las terapias no farmacológicas son importantes en esta fase de la enfermedad, aunque es el papel del cuidador el que más importancia cobra, al acompañar al paciente en sus noches.

EMOCIONES Y DISAUTONOMÍA

Cuando se producen disautonomías como la hipotensión ortostática o el estreñimiento, los enfermeros valoran el alcance y el empeoramiento en la calidad de vida del paciente. Algunos ejercicios de control de movimientos y dieta son el ABC de cualquier enfermero especialista en Parkinson.

Para cuidar la alimentación y la disfagia, los enfermeros ofrecen sus consejos en referencia a dos pilares: mejores maneras de tragar y la dieta. Es importante ambos aspectos para evitar el atragantamiento del paciente.

SITUACIONES ESPECIALES

La enfermedad de Parkinson responde de una forma única por paciente. Esto hace que las situaciones especiales, como por ejemplo los viajes, los golpes de calor o los embarazos, deban supervisarse con especial atención por parte del enfermero.  Su papel, de nuevo, es controlar el estado de los síntomas del paciente y evitar, derivando a quién corresponda, que empeore su calidad de vida.

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE EL PAPEL DEL ENFERMERO EN PÁRKINSON?
DESCARGA AQUÍ

AUTORA

Dra. Beatriz González García

ENFERMERA

Dra Lydia Lopez

AUTORA

Dra. Lydia López

NEURÓLOGA

Teresa de Deus

AUTORA

Sra. Teresa De Deus

ENFERMERA

¿tienes alguna duda?

contacta con nosotros

Acepto los terminos y condiciones
Fundación Española de Ayuda a la Investigación en Parkinson utilizará estos datos para la puesta en contacto o eventual respuesta a las cuestiones planteadas o a la información solicitada, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario, el cual podrá ser revocado en cualquier momento. Más información en Política de privacidad