PAPEL DEL CUIDADOR DE PÁRKINSON

«CADA FAMILIA ES UN MUNDO QUE HA DE ADAPTARSE A UNA NUEVA SITUACIÓN»

Dr. Miguel Aguilar Barberá | Neurólogo | Unidad de Enfermedades Neurodegenerativas DOMUS-VI Bonanova Barcelona

El Parkinson debe considerarse una enfermedad de la familia, ya que implica a los familiares más cercanos y es muy posible que les condicione su futuro. La familia asume el papel de acompañamiento, soporte y cuidado de su familiar. Pero recuerda: es importante saber que el diagnóstico es clínico y debe confirmarlo un neurólogo.

LA INFORMACIÓN PARA LA FAMILIA

La información que recibe la familia debe ser clara y comprensible. Debe llegar a todos los miembros de la familia, incluidos los más pequeños. La relación entre el médico, paciente y familia debe basarse en el diálogo, la comprensión, confianza y el entendimiento. Para facilitar el seguimiento correcto del tratamiento es necesario que la familia lo supervise, asegurando:

  • Listado de medicación.
  • Toma de la medicación.
  • Ayudas externas para la toma.
  • Medicación extra por si es necesaria.
  • No suspender la medicación bruscamente.
  • No tomar dos dosis seguidas.
  • Consultar al especialista.

Recordamos que las medidas de tratamiento no farmacológicas deben iniciarse lo antes posible y mantenerse. No se debe olvidar el ejercicio físico.

El cuidador del paciente de Parkinson

El familiar más cercano debe adaptarse según avance la enfermedad, ofreciendo su apoyo físico, intelectual, social, emocional e intelectual. Al fin y al cabo, la enfermedad se muestra desconocida, y es el paso del tiempo el que hace que se aprenda más. Los cuidadores más cercanos suelen ser las mujeres, en especial las hijas más jóvenes.

La tarea del cuidador incluye dar soporte al paciente para que pueda realizar sus actividades cotidianas en un ambiente seguro. Es importante no cuidar en exceso y evitar la sobreprotección, aunque según avanza la enfermedad es el cuidador el que lo hace casi todo.

cuidador parkinson

Para evitar la sobrecarga del cuidador, es decir, que la calidad de vida disminuya, se deben atender a ciertos signos de alarma:

  • Agotamiento físico.
  • Irritabilidad y nerviosismo.
  • Ansiedad y depresión.
  • Alteraciones del sueño.
  • Somatizaciones múltiples.
  • Trastornos alimentarios.
  • Aislamiento social.
  • Consumo excesivo de bebidas excitantes.

El síndrome del cuidador quemado muestra a un cuidador en una situación grave de estrés, fatiga y claudicación. Se requiere que la persona cuidadora reciba atención médica y psicológica. Se deben poner en marcha estrategias para mejorar la situación, y así reducir la carga de trabajo.

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE EL PAPEL DEL CUIDADOR EN PÁRKINSON?
DESCARGA AQUÍ

AUTOR

Dr. Mikel Aguilar Barberá

NEURÓLOGO

AUTORA
Marta Almería
NEUPSICÓLOGA

AUTORA
Paquita Soler
ASOCIACIÓN PARKINSON-ARA

¿tienes alguna duda?

contacta con nosotros

Acepto los terminos y condiciones
Fundación Española de Ayuda a la Investigación en Parkinson utilizará estos datos para la puesta en contacto o eventual respuesta a las cuestiones planteadas o a la información solicitada, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario, el cual podrá ser revocado en cualquier momento. Más información en Política de privacidad