TRATAMIENTOS DE SEGUNDA LÍNEA EN PÁRKINSON

«ESTOS TRATAMIENTOS REQUIEREN IMPORTANTE COLABORACIÓN DEL PACIENTE Y CUIDADOR»

Dra. Mª José Catalán Alonso | Neuróloga | Hospital Clínico San Carlos

Dado que los ajustes de tratamiento en la enfermedad de Parkinson son individuales y personalizados a cada paciente, a menudo este presenta complicaciones del tratamiento como fluctuaciones en la respuesta o discinesias. Es por lo que hay terapias más avanzadas que pueden ayudar a estos pacientes de Parkinson. Estas terapias se conocen como tratamientos de segunda línea, y, generalmente, se ofrecen a aquellos que ya han desarrollado un estadio avanzado del párkinson.

PÁRKINSON AVANZADO. TRATAMIENTO DE SEGUNDA LÍNEA.

La bomba de apomorfina es un fármaco agonista dopaminérgico. Su acción antiparkinsoniana está mediada por la estimulación de receptores de la dopamina. Su potencia es igual a la levodopa, por lo que se puede reducir algo su dosis o retirar otro fármaco de su clase. Se administra por vía subcutánea y hay que establecer una dosis adecuada. Es una terapia menos invasiva, reversible, fácil de instaurar y de menor gravedad o complicaciones técnicas. Es importante tener precaución en pacientes con enfermedad cardiaca previa o hipotensión ortostática.

La bomba de duodopa es levodopa disuelta en un gel, administrada a través de un sistema de infusión. Se deposita en el intestino delgado a través de una sonda. Se ajusta una dosis continua (levodopa/hora), una dosis matutina, y una dosis extra. Reduce las fluctuaciones motoras y aumenta el tiempo ON. Se administra a cualquier edad y permite retirar todos los fármacos para el párkinson. Es importante mantener los niveles de levodopa estable. Algunas dificultades de esta terapia son:

  • Pequeña intervención quirúrgica.
  • Cuidado del estoma que aparece.
  • Lavado diario de la sonda.
  • Recambio del sistema cada dos años.

Por último, en cirugía, la estimulación cerebral profunda consiste en implantar dos electrodos, uno a cada lado del cerebro. Estos electrodos están conectados a un neuroestimulador, con el que se estimula con electricidad de alta frecuencia un pequeño volumen cerebral. El efecto es la mejora de síntomas motores, sobre todo el temblor. El efecto de la estimulación permite reducir el tratamiento farmacológico y ayuda a que las discinesias desaparezcan. Hay que tener en cuenta antes de realizarla que:

  • Un paciente joven y con ausencia de alteración cognitiva tendrá mayor beneficio.
  • Es un procedimiento quirúrgico milimétrico para la implantación.
  • Se debe programar la estimulación. Según la combinación de los polos se condiciona el campo de estimulación.
¿QUIERES SABER MÁS SOBRE TERAPIAS DE SEGUNDA LÍNEA EN PARKINSON?
DESCARGA AQUÍ
Dr Maria Jose Catalán

AUTORA

Dra. María José Catalán

NEURÓLOGA

¿tienes alguna duda?

contacta con nosotros

Acepto los terminos y condiciones
Fundación Española de Ayuda a la Investigación en Parkinson utilizará estos datos para la puesta en contacto o eventual respuesta a las cuestiones planteadas o a la información solicitada, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario, el cual podrá ser revocado en cualquier momento. Más información en Política de privacidad