Enfermería y Párkinson. Capítulo 6: Trastornos del sueño

Descansar por la noche para mejorar por el día

Afrontar el sueño cuando se sufre de la enfermedad de Parkinson puede ser una tarea difícil de sobrellevar para nuestros pacientes y cuidadores. Son muchas las situaciones que pueden ocasionar los trastornos del sueño, aunque el insomnio es el más frecuente. En estos trastornos, la figura del cuidador cobra auténtica relevancia, y la enfermería en Parkinson tendrá que valorarlos también.

Tratar el trastorno del sueño desde el paciente y desde el cuidador. En esto se centra la sexta parte del manual “Cuidados de enfermería en la Enfermedad de Parkinson”. Este capítulo se centra en el insomnio y otras causas derivadas de los trastornos del sueño. Recordar la triple actuación de paciente, enfermero y cuidador es vital en esta parte.

Los trastornos del sueño en el paciente

La sexta parte del manual se divide en dos partes diferenciadas. La primera habla de los cuidados que necesitará el paciente. La valoración que realiza el enfermero se debe enfocar en detectar síntomas relacionados con el sueño. Aquí es muy importante la versión del paciente, pero también la del cuidador. Valorar el patrón de sueño es importante, ya que será diferente si una persona necesita dormir más que otra.

Se puede dar la situación de que haya insomnio y se descubra que es el efecto de un fármaco. También puede haber hipersomnia diurna, sueños aterradores… lo importante es valorar con los cinco sentidos y no centrarse solo en el Parkinson. Se pueden descubrir más cosas por las que trabajar al investigar.

En cuanto a la forma de actuar, el manual ofrece algunos consejos desde el punto de vista de la enfermería:

  • Detectar anomalías que afecten a la calidad del sueño.
  • Conseguir adherencia al tratamiento.
  • Realizar técnicas de relajación.
  • Practicar las posturas que faciliten la movilidad.
  • Ofrecer consejos a los pacientes: alarmas, programas antes de acostarse, actividades que nos entretengan.

Los trastornos del sueño en los cuidadores

Como profesionales de la salud, se debe prestar especial atención a la manera de dirigirnos a los cuidadores, intentando no sobrecargarlos demasiado. Se les debe informar de la existencia de la enfermería en Parkinson, pero también del resto de profesionales que pueden apoyarlos. Puede que los cuidadores sufran estrés, ansiedad o depresión.

Si la situación les supera, deben saber expresarlo para poder ofrecerles la mejor solución. Según avanza la enfermedad, se debe dar más información y apoyo al cuidador. La información acerca de talleres de formación y centros de día es clave en las fases más avanzadas. Contactar con ellos a través de correo electrónico y teléfono para cualquier duda puede llegar a ser necesario.

Los anexos de la sexta parte del manual se centran en diferentes consejos para mejorar la situación de los afectados por el sueño, es decir, del paciente que lo sufre y del cuidador que le acompaña. De nuevo, la comunicación es necesaria.

Los trastornos del sueño son un asunto que preocupa a cuidadores, familiares, enfermeros y pacientes de Parkinson. Pero no es el único. Descarga el manual entero y entérate de otros temas.

¿Quieres saber más sobre el papel de la enfermería en el sueño?