Preguntas y respuestas sobre el párkinson: síntomas psicológicos

Los trastornos psicológicos los encontramos entre los síntomas no motores del párkinson

Los pacientes con enfermedad de Parkinson presentan, dentro de los síntomas no motores, trastornos psicológicos y/o psiquiátricos que a menudo influyen en su personalidad y humor. Algunos de estos síntomas pueden estar presentes en el paciente años antes de que se le diagnostique la enfermedad, pero también van apareciendo según avanza la afección.

El párkinson afecta a las personas en múltiples planos a los que no siempre se presta la atención necesaria y que influyen en el día a día del paciente de la misma manera que lo hacen los síntomas más conocidos, como pueden ser los temblores o la rigidez. Entre los síntomas psicológicos del párkinson más habituales están la depresión, la ansiedad, el insomnio o la demencia. Estos aspectos de la enfermedad siempre levantan dudas, por lo que hemos recogido vuestras principales preguntas (puedes hacernos llegar las tuyas a través de nuestros canales de Twitter, Facebook o correo electrónico) y les damos respuesta a continuación.

Trastornos del sueño en personas con párkinson

Mi marido tiene la enfermedad de Parkinson desde hace 8 años y sufre insomnio desde hace un tiempo, ¿qué nos aconsejan?

Los trastornos del sueño están dentro de los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson. Hasta un 50% de los pacientes presentan sueño fragmentado o se despiertan muy pronto y luego no son capaces de volver a dormirse, se presenta de diversas formas. La dificultad para iniciar el sueño, como es el caso de su marido, puede deberse a la propia enfermedad, al mal control de la misma o a la ingesta de algún fármacos.

Aunque no es grave, sí que implica muchas dificultades para los pacientes con párkinson, por lo que les damos unas indicaciones: detectar anomalías que afecten a la calidad del sueño, conseguir adherencia al tratamiento, realizar técnicas de relajación, practicar posturas que faciliten la movilidad y ofrecer consejos a los propios pacientes, su marido en este caso, como alarmas, programas antes de acostarse o actividades que entretengan.

Además, algunos consejos generales como mantener un horario regular, disminuir la ingesta de líquidos al acabar de cenar, cumplir los horarios de toma de medicación pautados por el neurólogo, evitar cenas copiosas o crear rutinas para ir a dormir también pueden ayudar a ir mejorando el sueño poco a poco. Por supuesto, pida ayuda profesional al psicólogo, fisioterapeuta y el resto de profesionales de la salud que les acompañan durante la enfermedad.

Hola. Mi padre, de 70 años, se queda bastantes veces dormido durante el día. Intentamos controlarle los horarios del sueño, pero resulta un poco complicado. ¿Es normal que se duerma tanto?

Es probable que tu padre presente somnolencia diurna excesiva. No es grave, de hecho suele afectar a entre un 12% y un 84% de los pacientes con párkinson. El aumento de la somnolencia durante el día puede tener muchas causas: la ingesta de fármacos para el propio tratamiento de la enfermedad, la falta de sueño conciliador durante la noche, la depresión o la toma de fármacos sedantes como los ansiolíticos, antidrepresivos y antipsicóticos. A veces, se produce por la propia enfermedad de Parkinson y la degeneración de neuronas del hipotálamo o el tronco del encéfalo, necesarias para mantenerse despierto.

Cambios de humor o alteración de la personalidad en párkinson

Buenas tardes, os escribo para saber si podríais ayudarme o aconsejarme en el trato con mi madre. Tiene 58 años y le diagnosticaron párkinson hace tres. Intento cuidarla lo mejor que puedo, pero a veces solamente encuentro malas formas como respuesta...

Los cambios en la personalidad o el mal humor también forman parte de la enfermedad de Parkinson. Hay que tener en cuenta factores psicosociales tales como la aceptación de la enfermedad por parte del paciente, los propios cambios de vida que viene experimientando, el estrés que esto le provoca, e incluso la falta de descanso y la calidad del sueño. Todo esto puede conllevar mal humor o pequeños cambios de un estado mental a otro.

Recuerda que tú también, como cuidadora, debes saber expresar si la situación te supera y buscar apoyo, por ejemplo, en grupos de terapia. Recuerda siempre que la labor que haces como cuidadora es fundamental y la debes reconocer como tal.

Párkinson: síntomas psicológicos y/o psiquiátricos

Tengo 46 años y padezco párkinson. El diagnóstico me cayó como una losa, soy joven y soltero y esto me frena mucho en las relaciones sociales. Además, estoy muy apático, me cuesta seguir con mi vida.

La ayuda profesional en estos momentos es clave. La ansiedad y la depresión son los trastornos psiquiátricos más frecuentes desde las fases iniciales de la enfermedad y a menudo coexisten en la misma persona. Aproximadamente un tercio de los pacientes con párkinson padecen problemas de ansiedad que pueden ir desde inquietud y desasosiego hasta crisis de angustia. Esto, a su vez, afecta a las actividades de vida diarias y a las interacciones con seres queridos, dando lugar incluso a sentimientos de aislamiento, fobia social o no querer salir de casa. Si los síntomas son severos, lo mejor es recurrir a la ayuda psicológica o psiquiátrica. Acudir a grupos de de terapia también puede ayudar en tu situación.

Tengo una pregunta directa, aunque no creo que sea sencilla, ¿por qué los pacientes con párkinson sufren depresión?

Como bien apuntas, no es sencilla de explicar. Los factores que determinan la aparición de depresión en personas con párkinson son múltiples. Por un lado está el déficit de serotonina en los pacientes con Enfermedad de Párkinson, neurotransmisor que está disminuido en la depresión. Además, puede contribuir el efecto iatrogénico de ciertos fármacos y el estrés psicosocial debido a la enfermedad: complicada interacción social, incapacidad para trabajar o desarrollar las aficiones… Por último, también se ha propuesto la existencia de una susceptibilidad genética a la depresión en la enfermedad de Parkinson.

La madre de mi esposa, con párkinson, se niega a recurrir a ayuda psicológica o psiquiátrica, pero creemos que sufre ansiedad. ¿Cómo podemos detectarla y, de paso, convencerla?

En párkinson, síntomas psicológicos como la ansiedad o la depresión son habituales. Como decíamos anteriormente, un tercio de los pacientes padecen ansiedad, en mayor o menor grado, presentándose esta de diversas formas. Detectarla no es tarea sencilla, pues es difícil diferenciarla de los síntomas propios de la enfermedad. En este enlace te explicamos cuáles son los primeros síntomas. Esta ansiedad agrava los trastornos del sueño y aumenta el temblor, afectando mucho a la calidad de vida del paciente y modificando su percepción del bienestar.

Detectar inquietud, desasosiego, crisis de angustia o sentimientos de aislamiento os ayudará a reconocer la ansiedad del paciente. Le debéis recordar que la ayuda sanitaria es clave y si los síntomas son severos, que su neurólogo la desvíe al psiquiatra. Seguro que si lo indica su profesional de confianza, lo acepta mejor.