Alzhéimer y Párkinson: hablamos de enfermedades neurodegenerativas

El 21 de septiembre se recuerdan las enfermedades neurodegenerativas en el #DíadelAlzheimer

Las enfermedades neurodegenerativas es un término que incluye las dolencias que afectan a las neuronas del cerebro humano, provocando síntomas de trastorno de memoria, lenguaje o marcha, entre millones de signos más. El alzhéimer y el párkinson se incluyen en este grupo, aunque, como veremos más adelante, no tengan muchas cosas en común.

¿Qué significa padecer alzhéimer?

El Alzheimer es una de las causas más frecuentes de demencia. Cada 21 de septiembre se celebra el #DíadelAlzheimer, una oportunidad para dar a conocer esta enfermedad en la sociedad (similar al Día Mundial del Párkinson, el 11 de abril) Esta enfermedad tiene un deterioro cognitivo elevado, lo que se traduce en:

  • Una primera fase, nos olvidamos de eventos recientes, nos desorientamos con facilidad y tenemos cambios en el comportamiento.
  • Una segunda fase, con pérdida de memoria, repetición de actos, dependencia del cuidador y agresividad.
  • Y la última fase, más grave, con dependencia física total, pérdida de capacidad de hablar e incluso no reconocer nuestro propio rostro.

Como puedes ver, los síntomas del alzhéimer son diferentes a los de Párkinson pues, mientras que estos segundos son motores y no motores, los primeros son en su mayoría cognitivos. ¿Qué más diferencias y similitudes podemos encontrar entre ambas?

Las causas de padecer enfermedades neurodegenerativas

SEMEJANZA: ambas dos tienen su origen en el cerebro, y aún no se conoce la causa primera que las desencadenan, aunque hay algunos factores de riesgo a tener en cuenta (aquí puedes ver los que tienen que ver directamente con el párkinson).

DIFERENCIA: En el cerebro de los afectados por alzhéimer se observa acumulación de proteína beta-amiloide y proteína TAU, mientras que en el párkinson se observa que hay mayor presencia de cuerpos de Lewy y una disminución de dopamina.

Síntomas del alzhéimer y del párkinson

SEMEJANZA: Ambas comparten algunos trastornos, como los problemas cognitivos de lenguaje, razonamiento o estado emocional.

DIFERENCIA: Aquí es donde más se puede observar que las enfermedades son muy diferentes, empezando por la aparición de la demencia. Siempre va aparejada al alzhéimer en fases tempranas, pero puede o no aparecer con el párkinson, y lo hace en fases muy avanzadas. Hay un tipo de demencia llamada enfermedad por cuerpos de Lewy que cursa con parkinsonismo y deterioro cognitivo ya desde el inicio. Además, muchos pacientes con demencia – Parkinson pueden presentar al mismo tiempo demencia tipo Alzheimer, sobre todo en edades avanzadas, algo demostrado en estudios anatomopatológicos.

Tratamiento y cuidados en ambas enfermedades

SEMEJANZA: Ambos pacientes sufren falta de autonomía, la cual se agrava con el tiempo, por lo que en muchos casos se produce el síndrome del cuidador, una dependencia total hacia aquella persona que se hace cargo del día a día. La medicación no cura la enfermedad, sino que reduce sus efectos.

DIFERENCIA: En el tratamiento de párkinson, la levodopa juega un papel fundamental como medicamento, así como las terapias no farmacológicas de fisioterapeutas, psicólogos, logopedas y otros profesionales. En el caso del alzheimer, destaca la presencia del psicólogo y el logopeda, y hay un mayor número de medicamentos que se usan de igual manera, sin destacar uno sobre otro.

Aunque sean diferentes, son igual de importantes

En resumen, ambas enfermedades neurodegenerativas afectan negativamente al paciente, a su entorno y a la sociedad. No podemos dejar de pensar en la una sin la otra, por eso, desde esta web que explica qué es el párkinson, damos nuestro total apoyo a la investigación para la enfermedad de Alzheimer. Entre todos, podemos conseguir que el futuro de la medicina cambie.