Nuria Ortega, sobre el tratamiento fisioterapéutico del párkinson

El talento joven también es un salvavidas en el párkinson

Cuando decimos que el párkinson debe ser una enfermedad que preocupe a toda la sociedad, es porque no entiende de sectores de la población. Preocupa a al paciente de más de 80 años, pero también de menos de 50. Preocupa al cuidador, al familiar, al hijo y al hermano. También al neurólogo especialista, y al encargado del tratamiento fisioterapéutico en el párkinson.

Con este último hemos hablado hoy. Una entrevista a una fisioterapeuta joven, pero que nos muestra las ganas de seguir luchando día a día contra los síntomas de esta enfermedad. Hablamos con Nuria Ortega, de 30 años.

Nuria Ortega, fisioterapeuta

El importante papel de la fisioterapia

Buenas tardes Nuria, ¿nos puedes decir dónde trabajas?

Buenas tardes. Soy  fisioterapeuta en un centro de reeducación funcional en Toulouse (especialidades en Traumatología, Neurología y pacientes amputados).

¿Por qué elegiste estudiar fisioterapia?

Estudié fisioterapia porque es una profesión sanitaria muy cercana al paciente, con una gran importancia de la relación humana, me ha permitido trabajar en muchas especialidades tanto en liberal como en institución y estás en proceso permanente de aprendizaje y adaptación

¿Cuál es la utilidad de las terapias no farmacológicas en el tratamiento con diferentes pacientes?

En patologías agudas, la fisioterapia contribuye a evitar el abuso de ciertos medicamentos como los AINES (antiinflamatorios no esteroideos). En patologías crónicas dónde el tratamiento está instaurado la fisioterapia puede participar a evitar los efectos secundarios. Pero hay más:

  • Reduce la dependencia a los analgésicos o combate el dolor de manera no invasiva.
  • Sustituye fármacos antidepresores por el ejercicio terapéutico y mejora la autoestima.
  • Evita complicaciones y nuevas patologías secundarias, disminuyendo el riesgo de intervención quirúrgica

No son métodos opuestos, la farmacología nos facilita la vida de muchas maneras y acelera la recuperación global del paciente es coordinación con la reeducación.

¿Qué papel juegas, como fisioterapeuta, en el tratamiento con los pacientes?

Mi papel comienza con un buen diagnóstico, establecer los principales objetivos de mutuo acuerdo, programar un buen tratamiento adaptado a cada paciente, desarrollar su colaboración y su motivación, prevenir futuras complicaciones y educarlo junto con su entorno para mejorar sus hábitos, evaluar su progreso y adaptar sus actividades cotidianas a su patología y las expectativas del paciente. Acompañarlo en todo el proceso y escucharlo, escucharlo mucho.

El rol del tratamiento fisioterapéutico en párkinson

¿Qué cometido crees que tiene la fisioterapia en las enfermedades neurodegenerativas? ¿Y, en especial, con el párkinson?

Las enfermedades neurodegenerativas tienen una prevalencia importante en nuestra sociedad, y generan muchas incertitudes sociales en el futuro. Creo que más allá de mejorar el equilibrio, la capacidad respiratoria o la movilidad de una persona, deberíamos trabajar junto con todo el sistema sanitario en problemas más complejos como permitir una mejora de la calidad de vida a largo plazo, retrasar o evitar la institucionalización… Objetivos globales y dejar de ser tan analíticos.

El Parkinson entra dentro de esta categoría, y claro que trabajaremos la postura y la respiración, combatiremos el dolor, mejoraremos la calidad de la marcha, evitaremos complicaciones… El objetivo es conseguir que cada paciente sea autónomo e independiente, que pueda adaptar su trabajo o su domicilio y desplazarse con seguridad. Y adaptarnos a la evolución de su enfermedad.

¿Recuerdas algún caso que te sorprendiera o emocionara? ¿Cuál?

Me sorprenden todos, pero me emocionó una señora en especial cuyo objetivo era poder acompañar a su hijo al altar el día de su boda, y lo hizo estupendamente.

¿Qué te gustaría que se consiguiera en los siguientes pasos en la relación entre el párkinson y la fisioterapia?

Creo que hay que dejar de decirle a la gente que no se puede. Creo que se puede conseguir que un paciente vaya a la playa con su familia, conduzca o baile. Nos lo demuestran. No vale con leer un historial, ver Parkinson, y limitarnos a hacer gimnasia en casa. Los límites muchas veces los ponemos nosotros…

También se está avanzando mucho en el diagnóstico precoz, cuanto antes se diagnostique más posibilidades de tratamiento y mejores resultados.

¿Qué actividades, ejercicios o posturas podrías recomendar a los pacientes de párkinson que ahora están más tiempo en casa?

Mi consejo es que sigan haciendo su vida normal, que anden, que no dejen de fregar los platos o hacer la cama si lo hacen normalmente, que intenten estar activos y acompañados el mayor tiempo posible, que escriban, que se levanten las veces que haga falta y si ya conocen ciertos ejercicios pautados por un profesional que los realicen con supervisión o apoyados para no caerse. La vida sigue y hay muchos profesionales que están en contacto con sus pacientes por teléfono o vídeo y pueden guiarlos si lo necesitan o incluso acudir a su domicilio.

La labor de cuidar y sanar

Esta entrevista vuelve a emocionarnos, al descubrir un nuevo talento que dedica gran parte de su vida a mejorar la de otras personas. El tratamiento fisioterapéutico en párkinson devuelve un poco de esperanza a esas personas afectadas por la enfermedad.

Solo nos queda agradecer a Nuria Ortega su tiempo y sus palabras. Con profesionales así, estamos en buenas manos.