¿Cómo darnos cuenta de que la enfermedad de Párkinson avanza?

La importancia del control continuo para vigilar el avance de esta enfermedad

La enfermedad de Parkinson es neurodegenerativa. Esto se traduce en una sintomatología compleja y evolutiva que preocupa a paciente, cuidador y neurólogo durante toda la vida. ¿Hay alguna forma de anticipar los síntomas avanzados y evitar así un mayor empeoramiento en la calidad de vida de los afectados?

Por qué los signos de Parkinson no dejan de evolucionar

Genética, edad y medioambiente son tres de los factores que más propician la aparición de esta enfermedad. Aún así, no conocemos la verdadera causa del párkinson. Sí sabemos que el mecanismo causante produce una pérdida progresiva de las neuronas en la sustancia negra del cerebro que producen dopamina. La dopamina es la que permite que nos movamos de forma adecuada, explicando por qué aparecen los síntomas motores.

Las causas del párkinson también parecen afectar al déficit de neurotransmisores diferentes a la dopamina, que explican la aparición de signos no motores de la enfermedad. Estos indicios se relacionan con órganos o sistemas que no tienen que ver con el movimiento. Ambos tipos de signos se muestran en fases iniciales, pero aparecen como síntomas avanzados en estadios posteriores de la enfermedad.

Conocer los síntomas iniciales y los síntomas avanzados

Entre los efectos motores de fase inicial se contempla el temblor, la rigidez y la bradicinesia (lentitud de movimientos). Los síntomas motores más avanzados suelen ser:

  • Trastornos de la marcha, caracterizados por bloqueos.
  • Alteraciones de la postura y del equilibrio, con riesgo de caída.
  • Disfagia, dificultad para tragar, y disartria, dificultad al hablar.

Los signos no motores de etapa temprana, aunque suelen ser menos conocidos, pueden manifestarse antes que los motores, pero confundirse con otras dolencias. Aquí se enumera la depresión, el estreñimiento, la hiposmia (pérdida de olfato) y el trastorno de la fase REM. Cuando la enfermedad avanza, se puede manifestar:

  • Alteraciones de sueño con sueño fragmentado.
  • Somnolencia diurna.
  • Hipotensión ortostática.
  • Sudoración excesiva.
  • Estreñimiento.
  • Alteraciones cognitivas neuropsiquiátricas.
  • Dolor y fatiga.

Entran en juego a la hora de ver la evolución del párkinson dos factores que debemos controlar. El primero es que, si un síntoma aparece por primera vez o se hace más difícil de controlar, es un signo de que la enfermedad avanza. El segundo factor se corresponde con las fluctuaciones y los momentos OFF ON de la enfermedad.

apoyo del neurologo sintomas avanzados

La evolución de las fluctuaciones en párkinson

Cuando esta enfermedad avanza, la mayor parte de dopamina que reciben los afectados viene de la medicación. Por lo tanto, el paciente se encuentra bien cuando los fármacos hacen efecto (estado ON) pero empeoran significativamente cuando este pasa (estado OFF). En esta última etapa pueden reaparecer o incrementarse efectos psicomotrices como el temblor o la alteración de la marcha, pero también no motores como la falta de ánimo, la angustia y el dolor.

A estas fluctuaciones se suma el hecho de que la medicación no genera un resultado óptimo cuando la enfermedad avanza. Se puede notar porque al tomarla el efecto es leve, dura menos tiempo o directamente no hace nada. Ante esto, los síntomas avanzados interfieren en mayor medida con la vida diaria, llegando a hacer necesarias terapias más avanzadas como los tratamientos de segunda línea.

Pero… ¿cómo puedo ayudar?

Si eres un familiar o cuidador de un paciente de Parkinson, lo más recomendable es seguir un diario de fluctuaciones y del avance de los signos. En nuestro anterior post te hablamos sobre la importancia de preparar la visita al neurólogo, y este diario es una de las piezas clave para ello. Él es el especialista que se encarga de diagnosticar la aparición de nuevos síntomas del párkinson o su empeoramiento.