Fases del párkinson, explicando el avance de esta enfermedad

La Enfermedad de Párkinson es una enfermedad que evoluciona y se vuelve más compleja con el paso del tiempo

Las enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer o el párkinson, se asocian a un agravamiento en sus síntomas con el paso del tiempo. Esto implica mayores cuidados y ajustes en el tratamiento. Por ello hablamos de fases en el párkinson, pues la enfermedad no se mantiene igual durante toda la vida del afectado.

Utiliza esta información para comprobar en qué estadio de la enfermedad te encuentras tú o la persona afectada, para así poder acudir a las consultas del neurólogo con preguntas y dudas específicas

Las fases del párkinson que se exponen en este artículo son las comunes, pero esta dolencia tiene excepciones en muchos pacientes. No todas las personas con párkinson coinciden en síntomas (motores y no motores), en medicamentos, en terapias no farmacológicas ni en necesidad de cuidados.

Antes de hablar de las fases de párkinson que se asocian directamente con la enfermedad es importante destacar aquellos indicios ante los que se debe estar alerta. Puede que se asocien algunos síntomas motores rápidamente con esta dolencia (lentitud de movimiento, temblor). Pero ¿sabías que hay otros síntomas que pueden aparecer mucho antes del diagnóstico?

Entre estos síntomas iniciales del párkinson se encuentran algunos no motores: pérdida de olfato, trastornos del sueño, dificultad para ir al baño, depresión… Síntomas que solemos asociar a otras causas o enfermedades.

Los médicos, tanto el de cabecera como los especialistas en cada materia, están preparados para distinguir entre diferentes supuestos. Pero, si tienes dudas, no tengas reparo en pedir una consulta con el neurólogo, el verdadero especialista en enfermedades neurodegenerativas.

Fase 1 en párkinson, el inicio

En esta etapa ya se ha realizado el diagnóstico y confirmado la Enfermedad de Parkinson. El afectado presenta síntomas leves que no suelen afectar a su actividad, rutina y vida diaria en sociedad, aunque la familia y personas cercanas pueden notarlo. Al ser efectos ligeros, y tener aún suficiente dopamina en el cerebro, puede no precisar de fármacos, pero sí requerir rehabilitación, ejercicio y educación ante los cambios que irán sucediendo y afectando a su calidad de vida.

Los síntomas generalmente asociados a esta fase son:

  • Ligero temblor en una zona corporal, focalizada en un lado
  • Cambios en la marcha (arrastrar algo los pies)
  • Rigidez en alguna parte del cuerpo, especialmente en expresiones faciales
  • Lentitud de movimiento

Echa un vistazo a este vídeo de primeros síntomas de Top Doctors España para conocer más a fondo los síntomas asociados a las fases 0 y 1 de la enfermedad

Fase 2 en párkinson, respuesta terapéutica óptima

En la segunda etapa los síntomas empeoran y afectan a ambos lados del cuerpo. Ya son más evidentes, pues aumentan los problemas para caminar, la inestabilidad postural y dificultad para mantener el equilibrio. Cobra importancia la bradicinesia, o problemas para realizar ciertos movimientos, lo que dificulta algunas tareas diarias.

El afectado aún puede vivir solo, pero es necesario incluir la medicación en el tratamiento. Por suerte la respuesta a este es óptima, sin fluctuaciones y permitiendo controlar los síntomas, dando una respuesta de larga duración.

Fase 3 en párkinson, la etapa intermedia

Esta etapa también se asocia a una respuesta correcta al tratamiento farmacológico, pero los síntomas empeoran poco a poco:

  • Mayor dificultad en el equilibrio
  • Lentitud en los movimientos y bradicinesia más aguda
  • Dificultad para caminar erguido
  • Ante estos síntomas, aumentan las caídas

La persona mantiene su independencia, pero tareas como comer, vestirse y pasear pueden resultar demasiado arduas. Se recomienda aquí, si no se han realizado desde antes, algunos ejercicios para mejorar la marcha y evitar las caídas. Este vídeo de la Asociación Bahía de Cádiz está indicado para todos los niveles.

Fase 4 en párkinson, respuesta terapéutica compleja

Cuando empiezan a aparecer síntomas no motores, especialmente trastornos cognitivos, estamos en una de las fases del párkinson avanzado. Alteraciones del sueño fragmentado, somnolencia diurna, alteraciones neuropsiquiátricas (alucinaciones), dolor y fatiga… son algunos de los que pueden aparecer. Estos tienen un tratamiento complejo, tanto por fármacos como por terapias psicológicas y ocupacionales.

Además, en esta fase, la medicación asociada al párkinson no es tan efectiva como antes. Aparecen las discinesias, movimientos involuntarios del cuerpo, y las fluctuaciones motoras o conductuales, periodos ON/OFF donde el afectado pasa de estar perfectamente a una visible presencia de diferentes síntomas.

Dado que los síntomas son limitantes, la persona tiene dificultades para andar y realizar otras actividades cotidianas. Necesita la compañía y ayuda de otra persona o cuidador. E incluso puede necesitar tratamientos de segunda línea, terapias más complejas que suelen necesitar de una operación o del uso de un dispositivo.

Si quieres saber más sobre esta fase, puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre el avance del párkinson en este enlace

Fase 5 en párkinson

En la fase más avanzada del párkinson sucede en general una ausencia de respuesta a medicamentos, necesitando los tratamientos de segunda línea antes comentados. La persona con párkinson sufre de rigidez total en las piernas, lo que imposibilita caminar. Necesita de atención 24 horas para realizar tareas como ir al baño, comer, vestirse…

Las complicaciones motoras se suman a muchas no motoras, en estadios muy avanzados: actitud psicótica, alucinaciones casi reales, problemas en todas las fases del sueño, depresión y ansiedad grave.

El papel del terapeuta ocupacional en párkinson

Resumen de las fases del párkinson

  • Fase 1. Síntomas motores leves en un lado del cuerpo. Puede seguir con su actividad diaria.
  • Fase 2. Síntomas más graves especialmente en marcha y postura. Necesidad de medicación.
  • Fase 3. Algunas tareas habituales se dificultan. Aumentan las caídas y la alteración postural.
  • Fase 4. Síntomas limitantes para caminar. Aparecen trastornos cognitivos y discinesias.
  • Fase 5. Rigidez e imposibilidad para caminar. Atención 24/7. Necesidad de tratamiento avanzado.

Como hemos comentado al principio, cada paciente de párkinson es diferente y no se puede aplicar las etapas por igual. Tampoco se conoce con exactitud la duración de cada una de las fases del párkinson, pues cambia según el afectado. ¿La respuesta? Acudir periódicamente al neurólogo para observar la evolución de la enfermedad.

Enlaces de interés

Si quieres saber más sobre los síntomas asociados al párkinson, puedes visitar esta sección de nuestra web

https://conoceelparkinson.org/sintomas-parkinson/

Y también puedes leer este PDF informativo sobre tópicos asociados al párkinson que debemos empezar a olvidar

https://conoceelparkinson.org/wp-content/uploads/2019/04/T%C3%B3picos-Parkinson-CEP.pdf