Discinesias en párkinson, la importancia de su tratamiento

El avance de la enfermedad de párkinson requiere mayor control y abordaje ante ciertas fluctuaciones

La enfermedad de Parkinson cambia con los años. Pueden aparecer momentos en los que se realiza sin querer un movimiento involuntario con la cabeza, el brazo u otras partes de cuerpo. Tiene explicación. Las discinesias en párkinson son un efecto muy común entre los pacientes con párkinson avanzado.

Las discinesias son movimientos involuntarios del cuerpo que surgen cuando la EP avanza. A menudo suelen estar causadas por el tratamiento farmacológico.

¿Por qué aparecen las discinesias en párkinson?

La dopamina es el neurotransmisor encargado, entre otras cosas, de regular los movimientos musculares. Su desaparición en el párkinson, aún sin un origen claro, es el desencadenante de multitud de síntomas motores y no motores.   Es por ello que con en el tratamiento se intenta compensar esa falta de dopamina para mejorar los síntomas producidos por su déficit,  como con la Levodopa (L-DOPA), un precursor metabólico de la dopamina. En palabras sencillas: un fármaco que compensa el déficit del neurotransmisor.

Con el paso de meses o años tomando la medicación recomendada pueden aparecer los movimientos involuntarios. Como cuidador o familiar, las primeras veces pueden resultarnos chocantes. Debes mantener la calma e intentar transmitirla al afectado, pues seguramente sufra ese nerviosismo. Intenta contactar con la Unidad de Movimiento de tu hospital o con el médico habitual. Cuéntales el problema, lo más específico posible, para que ellos decidan próximos pasos. Y bajo ningún concepto cambies la medicación por tu cuenta. Como cuidador, ten en cuenta que a veces son movimientos leves que el propio paciente ni percibe y no le molestan. Muchas veces no son graves y ase asocian a todo lo contrario, al momento que el paciente se encuentra mejor.

Discinesias y los periodos ON y OFF

Cuando el paciente tiene discinesias, casi siempre suele tener fluctuaciones clínicas. Hay periodos en los que el afectado de EP está bien y de repente pasa a estar mal. Aquí es cuando hablamos de momentos ON y momentos OFF. Hay un patrón en las fluctuaciones en párkinson: ocurren más por la mañana, cuando se está finalizando las horas de dosis normales y cuando se cambia u olvida la toma. Pero también hay momentos OFF impredecibles, confirmando que aparecen debido a la toma del medicamento a largo plazo.

Los síntomas motores más habituales asociados a las discinesias son la gesticulación facial (con parpadeo rápido), lengua protruyente, masticación repetitiva y movimiento de los dedos de la mano, simulando tocar el piano. También pueden aparecer síntomas on-off conductuales (manifestaciones neuropsiquiátricas, en ON la verborrea y desinhibición, en OFF la apatía o ansiedad).

El correcto seguimiento de las discinesias en párkinson recae sobre el cuidador y familiar conviviente. Si formas parte de este grupo, apunta todo lo importante para comentar en la visita con el neurólogo (por ejemplo frecuencia, horas habituales, momentos destacables, reacciones).

Soluciones para las discinesias en párkinson

Uno de los supuestos que puede plantear el neurólogo es un ajuste en la medicación (al ser la medicación principal del párkinson no puede retirarla, pero sí reducirla o modificarla, asociando otros medicamentos). En casos avanzados puede acudir a tratamientos de segunda línea.

Es importante controlar las discinesias para que no empeoren o no se vuelvan permanentes. Por ello te recomendamos acudir al médico con toda la información preparada y prestar atención suficiente, pues su diagnóstico y opinión son muy necesarias en estos casos.

Y recuerda, si tienes dudas sobre las discinesias en párkinson, fluctuaciones motoras y demás problemas relacionados con el párkinson, escríbenos a contacto@conoceelparkinson.org.