El terapeuta ocupacional, un imprescindible en la enfermedad de parkinson

El terapeuta ocupacional, una figura fundamental en la enfermedad de Parkinson

Como cada 27 de septiembre y desde hace ya casi 10 años, celebramos el Día Mundial de la Terapia Ocupacional, una fecha importante es una profesión que no podríamos desligar del tratamiento en la enfermedad de Parkinson.

La Asociación Americana de Terapia Ocupacional la define como “el arte y la ciencia de dirigir la respuesta del hombre a la actividad seleccionada para favorecer y mantener la salud, prevenir la incapacidad y valorar la conducta, tratando a las personas con disfunciones físicas, psíquicas y /o sociales”.

Y es que el terapeuta ocupacional pasa a ser uno de nuestros grandes pilares una vez que nos diagnostican la enfermedad. Pero, ¿qué es y cómo trabaja exactamente un terapeuta ocupacional?

La terapia ocupacional, disciplina que en ocasiones puede confundirse con la fisioterapia, tiene como objetivo que las personas que sufren algún tipo de limitación física o psíquica puedan tener una vida independiente. Es decir, que el enfermo sea capaz de valerse por sí mismo, de ser productivo y de disfrutar de su ocio.

Para ello, estos profesionales trabajan asistiendo a las personas para que las posibles dificultades que se encuentre en su vida diaria no impidan que puedan ser, siempre que se pueda, autónomas.

El párkinson y el terapeuta ocupacional

Entre las muchas terapias en las que estos profesionales trabajan se encuentra también la enfermedad de párkinson. La primera acción de un terapeuta ocupacional será la de realizar una valoración exhaustiva sobre el estado del paciente para conocer, entre otros, los pormenores de su situación, el estadio en el que se encuentra su enfermedad o su estado anímico.

Entre las muchas preguntas que nos encontraremos en esta primera entrevista, los profesionales se interesarán por cuestiones como las actividades cotidianas que realiza el paciente, la situación de su entorno o sus inquietudes.

A partir de ahí, y una vez conocidas sus circunstancias, el terapeuta ocupacional se marcará, en consonancia con el paciente y su familia, una serie de objetivos específicos que desean conseguir a través de las distintas terapias físicas que llevarán a cabo.

Entre estos objetivos podrán encontrarse, a modo ejemplificativo, alguno de los siguientes:

  • Mejorar la amplitud de movimiento y prevenir las limitaciones articulares
  • Mejorar o mantener la coordinación motriz
  • Entrenar en las actividades básicas de la vida diaria
  • Asesorar a la hora de adaptar el hogar del paciente
  • Asesorar, orientar y entrenar sobre ayudas técnicas y productos de apoyo

Son, todas ellas, acciones muy importantes para el paciente de párkinson y por ello el terapeuta ocupacional será la persona a la que recurrir en multitud de ocasiones ante las dudas que tanto los pacientes como sus familias y cuidadores puedan tener en su día a día.

El tratamiento del paciente con párkinson, una cuestión de todos

Los terapeutas ocupacionales son grandes profesionales y, como te recordamos, claves en el tratamiento del párkinson.

Pero debemos recordar que el tratamiento de esta enfermedad es una cuestión multidisciplinar en la que intervienen, entre otros, profesionales de la medicina, la fisioterapia, la enfermería o la psicología, además del innegable apoyo que familiares y cuidadores pueden y deben brindar al paciente.

Y es que, como muchas veces hemos repetido, el párkinson es una cuestión de todos.