Uno de los primeros síntomas del párkinson: la fatiga