Conociendo mejor los trastornos del sueño en párkinson

No dejes que esta enfermedad interfiera con tus horarios de descanso… o los de tu pareja

“Mi marido empezó hace un par de meses a darme codazos o patadas durmiendo. Cuando se despierta y se lo comento, dice que no se acuerda de nada” puede ser un comentario habitual entre matrimonios cuyo uno de los miembros sufre de EP. Los trastornos del sueño en párkinson generan muchas dudas, pues son una clase de síntomas no motores que se manifiestan de diversas formas.

Alteraciones del sueño profundo en la EP

Alrededor del 70% de los pacientes de párkinson presentan problemas en sus horas de descanso nocturno, pero no con insomnio de inicio o conciliación del sueño (no más que el resto de población). Se manifiesta de dos formas principalmente, que afectan a la fase REM:

  • Sueño fragmentado. No llegando (o permitiendo llegar) a alcanzar la profundidad del sueño, despertando frecuentemente.
  • Despertar precoz. Lo que redunda en disfrutar de pocas horas de sueño, menos que las recomendadas para una persona adulta.

¿Por qué pueden ocurrir estas alteraciones? Las fluctuaciones entre períodos ON y OFF (con la consiguiente aparición de síntomas motores como la rigidez) podrían fragmentar el sueño. En ocasiones, pueden ser también causados por otros síntomas como una nicturia frecuente (aumento de micción, ganas de ir al baño) o por la depresión y la ansiedad que se asocian a las enfermedades neurodegenerativas.

Esta claro que este tipo de trastornos puede afectar al familiar o a la pareja que duerme con el enfermo de EP. El despertar con síntomas puede repercutir también a las fases REM de este familiar o a los ritmos del sueño. Incluso, como en el caso de del comentario que se presentaba al inicio de este artículo, al bienestar físico durante el sueño.

Para averiguar la verdadera causa del trastorno del sueño, es aconsejable acudir junto con el acompañante nocturno al neurólogo. Podréis analizar las causas y, en su caso, cómo abordar la situación y realizar una higiene de sueño (que puede abarcar desde una revisión de la medicación del paciente,  contactar con el psicólogo o psiquiatra si el paciente tiene depresión…).

Trastornos del sueño en párkinson: conductas anormales

Alrededor del 55% de los pacientes de EP tienen acciones no habituales mientras duermen. Esto suele ocurrir durante la fase REM, el paciente sueña que discute, se pelea… y lo traslada a la realidad. En condiciones normales coincidiendo con las ensoñaciones el cuerpo está sin tono muscular, pero en los pacientes con este trastorno el tono está preservado y por ello pueden gritar,  llorar, reírse, moverse en cama, etc.

¿Esto que provoca? Desde un simple susto al acompañante al despertarle en mitad de la noche hasta posibles heridas físicas. También puede suponer un problema para el afectado, pudiéndo lastimarse contra un mueble o caerse de la cama.

Este hecho puede aparecer a medida que avanza la enfermedad, pero también puede ser un síntoma premotor es decir, aparecer incluso antes que los síntomas motores cardinales como el temblor, rigidez o lentitud de movimientos. Se asocia a muchos otros síntomas: piernas inquietas, alucinaciones, deterioro cognitivo… sin llegar a tener un causante común.

De nuevo es el neurólogo el encargado de recoger todo lo que el acompañante (quien puede tener más información de lo que está pasando) le informe y ajustar el tratamiento. Es conveniente, ante conductas de este tipo, colocar medidas de protección física (almohadas, alejar mesillas de noche…)

La somnolencia diurna excesiva

Los anteriores efectos de los trastornos de sueño en párkinson pueden generar un mal descanso por la noche, lo que afecta al desempeño por el día. Pero no son los únicos factores que acompañan a la somnolencia diurna, que afectan .

Algunos tratamientos pueden provocar también esta somnolencia diurna, por lo que en caso de duda es importante acudir al profesional sanitario. . El tratamiento se debe adecuar según la causa y será pautado por un neurólogo.

La importancia de cuidarse

Como hemos visto, existen muchos trastornos del sueño que pueden afectar a las personas con enfermedad de Parkinson, pero no solo a estas, también a los familiares y a aquellas con quienes conviven. También a ellos les pueden ayudar otros profesionales, como el psicólogo y al médico de cabecera.

Te recomendamos que leas nuestro otro artículo sobre enfermería, sueño y párkinson donde puedes encontrar un documento en formato PDF con ejercicios y consejos para el día a día. También este de Curemos El Párkinson, sobre el experimento COPPADIS.

Recuerda que puedes dejarnos tus propia dudas en la página de contacto de esta web.