¿Cómo se diagnostica el párkinson? Primeras visitas al hospital

Captarlo a tiempo es la clave para un desarrollo tranquilo

No es fácil acudir a un hospital o a un centro de salud en los tiempos actuales. Las barreras mentales que normalmente tenemos para acudir al médico cuando nos duele algo no son las únicas que intervienen en la actualidad. Pero a la hora de saber cómo se diagnostica el párkinson, no queda más remedio que confiar en el mayor experto: el neurólogo. Y este solo se encuentra en un sitio: los hospitales.

La situación Covid-19 no nos ayuda

Además de la mascarilla obligatoria, parece que la visita a los hospitales se ha reducido más a lo estrictamente necesario. Y el párkinson es una enfermedad estrictamente necesaria. Seguir con las visitas al médico y con la rutina de ejercicios son clave en estos tiempos, tal como demuestra el empeoramiento de los síntomas durante el confinamiento.

¿Y en el caso de aún no haber confirmado la EP? Ya tenemos la barrera habitual a este tipo de edificios. Suma el clima sanitario actual. Y ahora vamos a añadir un tercer factor que afecta a pacientes de EP, de Alzheimer… en definitiva, de enfermedades neurodegenerativas: la incertidumbre y el miedo a padecer esa enfermedad.

La importancia de dudar

Cuando una persona cumple años, el cuerpo y la mente empiezan a reaccionar, responder y repararse de forma diferente. Dicho claramente: más lentitud, menos respuesta y más tiempo de rehabilitación. Por eso, muchas veces, achacamos ciertos indicios de párkinson o alzhéimer a la edad: despistes, problemas de huesos, un movimiento malo…

Y solo hay una respuesta. Si dudamos, es mejor prevenir que curar. Tanto si eres el afectado como un cuidador, familiar o ser cercano. Más vale una visita al médico a tiempo que un tratamiento más agresivo en un futuro. Nuestra calidad de vida nos lo agradecerá.

Pero, entonces, ¿cómo se diagnostica el párkinson?

Centrados ya en la Enfermedad de Parkinson, nos ponemos en la piel de quién acude a la primera visita…o quiénes. Y es que es mejor ir acompañado de una persona que conviva habitualmente con el posible paciente de EP. Así es más fácil contar al profesional el día a día, los indicios, las preocupaciones desde diferentes puntos de vista… El médico, cuanta más información tenga en su poder, mejor podrá hacer su trabajo.

El primer contacto será siempre el médico de cabecera, que decidirá el especialista al que derivar el caso. En el caso de la EP lo más común es acudir al neurólogo, pero es posible que tengamos contacto con el traumatólogo, el otorrinolaringólogo (en el caso de ver claramente que el problema de equilibrio viene del oído) e incluso, si es un paciente de edad avanzada, el médico geriátrico.

Aquí empieza el diagnóstico del párkinson. Y no es un camino corto. El neurólogo es el único especialista cualificado (más si se centra en trastornos del movimiento) que tiene la capacidad de medir si los síntomas son típicos o atípicos. Se basará en escalas, que es la herramienta más fiable hasta la actualidad, pues ningún escáner o técnica médica pueden determinar  la existencia de EP (aunque sí descarta otro tipo de parkinsonismos atípicos).

Por tu lado, como paciente o cuidador, debes informar al especialista de todo lo que sientas, veas, mejores o empeores. Dado que el diagnóstico clínico se basa en la observación, durante el tiempo que estés fuera de la consulta serás los ojos del neurólogo.

Te resumimos

Nos centramos aquí, de un modo esquemático, en los puntos más importantes de este artículo sobre cómo se diagnostica el párkinson:

  • No hay que tener miedo en acudir al hospital ante cualquier alerta o anomalía.
  • El médico de cabecera es el primer punto de contacto, luego el más recurrente será el neurólogo.
  • No olvides de apuntar o recoger toda tu evolución durante el proceso de diagnóstico.

Por último, un consejo: los profesionales de la medicina siempre están dispuestos a hacer su mejor trabajo, pero siempre serás más fácil si tú eres colaborativo y no te da vergüenza formular todas las preguntas que tengas.

Te compartimos además una infografía de sen.es muy útil para estos tiempos de pandemia.

infografía de SEN.es

SEN.es