Recursos para personas con párkinson: la necesidad de una consulta presencial

Es necesaria la continuidad en el diagnóstico y en el tratamiento

La Enfermedad de Parkinson es una dolencia que requiere de seguimiento constante, pues sus síntomas se agravan con el tiempo, su tratamiento necesita reajustes y aún no se conoce cura. La consulta presencial es uno de los recursos para personas con párkinson vital para un correcto seguimiento, así como el papel de los médicos, pacientes y cuidadores. Pero la situación de pandemia ha interferido en este proceso.

La importancia de la consulta presencial en párkinson

En párkinson es imprescindible vigilar la evolución de los síntomas, tanto los relacionados con el movimiento (como la rigidez o los temblores) como los no motores (trastornos del sueño por ejemplo). Esta tarea se realiza en la consulta con el neurólogo. Al realizarse de forma periódica, el neurólogo se cerciora de que su desarrollo sea el esperado, ajustando el tratamiento a la evolución de la enfermedad de Parkinson.

La crisis sanitaria actual no ha ayudado a los pacientes de párkinson. Ni a aquellos que debían realizar sus primeras visitas al hospital ni a aquellos que esperaban la visita de seguimiento, ya que la Covid-19 necesitó de todos los recursos sanitarios posibles, interrumpiendo el trabajo normal en los hospitales. El no poder acudir a la consulta con el neurólogo empeoró la situación de los pacientes, haciendo que se agravasen sus síntomas o evolucionaran más rápido.

Al interrumpirse las visitas a los neurólogos, se ofreció de forma generalizada, mantener el contacto con los pacientes de forma telemática, es decir, introducir la telemedicina entre sus herramientas.

También fue determinante la interrupción de todas las terapias no farmacológicas en asociaciones: se cancelaron las visitas a los servicios de psicología, fisioterapia, terapia ocupacional… y demás servicios presenciales. De hecho algunas han interrumpido estos servicios indefinidamente, por falta de recursos.

Las múltiples facetas de la enfermería

La telemedicina, según la OMS, se basa en “prestar servicios de salud a distancia a través de la tecnología de la información y la comunicación”. Entre sus ventajas está el contacto de comunidades rurales a servicios específicos de medicina, además de los menores costes, mejora de la productividad y reducción de tiempos de espera.

Las dos formas más habituales son la llamada telefónica y la videollamada. Esta última, mejora la calidad de la consulta en párkinson o en cualquier otra enfermedad. Pero, aunque es un avance complementario a la visita presencial, el diagnóstico clínico asociado a la Enfermedad de Parkinson requiere la observación, en directo, de los síntomas asociados al movimiento y a los no motores.

Los síntomas cognitivos y trastornos de movimiento empeoraron durante el confinamiento en un 33% de los pacientes con enfermedad de Parkinson

Otro aspecto a tener en cuenta es que la también llamada “salud digital” no está homogeneizada En nuestro país ni en el mundo. El Índice de Madurez Digital en Salud de Fenin, realizado en junio del año pasado, recogió datos de responsables de IT de los Servicios de Salud de las 17 Comunidades Autónomas de España. Y la brecha digital está presente en todos los ámbitos.

La digitalización de la salud, aún con un largo camino por delante

Si bien la digitalización ha irrumpido para quedarse en el sector salud, los siguientes datos demuestran que aún queda un largo camino que recorrer:

  • En toda España solo hay una madurez digital en salud del 31,7%, estando en último lugar los sistemas analíticos (17,8%).
  • La brecha digital entre grandes ciudades y territorio rural es inmensa, pues las comunidades autónomas más urbanas presentan una madurez por encima del 45%, mientras que las otras no llegan al 25% de digitalización de la salud.
  • En el ámbito de la comunicación entre pacientes y médicos, con especial relevancia en el párkinson, solo 1 de cada 5 pacientes puede acceder a servicios de salud digital.

Las estadísticas nos indican que aún queda trabajo para llegar a las zonas menos tecnológicas del país. Esas zonas que, tanto al enfrentarse al párkinson o a cualquier otra dolencia, tienen dificultades a la hora de acceder a medicina especializada.  

La consulta en párkinson, avanzando hacia la normalidad

Presencial, periódica y multidisciplinar. Así es la visita idónea al médico para los pacientes de la Enfermedad de Párkinson.

Con el panorama actual de vacunación y las medidas de seguridadimplementadas, las visitas a los centros de salud y hospitales son cada vez más habituales. Las consultas presenciales están volviendo a la normalidad, siendo un motivo de alivio para las personas afectadas por dolencias como el párkinson.

Mientras no se pueda ofrecer una cobertura sanitaria total y presencial a través de Unidades de Trastornos del Movimiento, debemos seguir mejorando los servicios de telemedicina, en especial llegando a las zonas rurales sin dichos servicios específicos de neurología.

Si tienes alguna duda, puedes escribirnos a nuestra página de contacto o seguirnos en redes sociales. Estaremos encantados de ayudarte.